ECHADORA DE CARTAS

 

 

GALATEA N.4

HENRY LAGUADO

GALATEA N.3

HOMENAJE A CARTAGENA EN SUS 450 AÑOS

EL SOFA

 

 

 

TOBIAS Y EL ANGEL

JUGADORES

 

RITA. 10:30 AM

RITA. 10:30 AM

APOTEOSIS DEL ALMIRANTE RAFAEL H. GRAU

FAYUM

EL COMPROMISO

HISTORIA DE AMOR

LA ALACENA OLVIDADA

ADAN Y EVA

MATERNIDAD

AUTORETRATO

MULATA CARTAGENERA

AUTORETRATO

Los Maestros

LA PITONISA DE FLORENCIA

LA SONAMBULA

DESNUDO

LA COMETA

SERIE TOBÍAS Y EL ANGEL

MUJER SIN CABEZA

EL RITUAL DE LA MIRLA

AL FIN SOLOS

LA LLAVE

LA DUQUESA FOTOGRAFA

LAS TRES GRACIAS

LA CAYETANA

NOCTURNO

BOCETO PARA UN MURAL

DESAYUNO EN FLORENCIA

  Bienvenidos   Epígrafes Pintores  Otros museos  Créditos 

Buscar

 
Escribanos
Mapa de Navegación
Recomiende a un amigo
Retroalimentación
Ir a la Universidad del Norte

 




Pintores:
Enrique Grau
 
 
Por Stanton L. Catlin Traducción del inglés: Brian J. Mallet.

Los cuadros de Enrique Grau y el dibujo precioso en el cual suntuosamente se basan, crean un hechizo que transforma la apariencia exacta en presencia humana y afectiva. A través de esa presencia, con su riqueza de estados anímicos, gestos, disimulos lúdicos e impulsos sin inhibiciones, nos lleva de la mano al interior de su mundo único y fantástico, pero no por ello menos convincente, de la costa caribeña.

Desde lo profundo de este continuum, sin tiempo, Grau crea instantes que incorporan adornos de la Comedia del arte italiana, de la elegancia sofisticada de la vida cortesana y aún de lo cotidiano. En esta integración intuitiva de la tradición externa y la realidad autóctona, surge su maestría en la composición de la figura, la expresión y el humor dentro de la magia caribeña.

En este sentido, por lo menos, la obra de Enrique Grau se integra en el renacimiento colombiano y latinoamericano del arte y de las letras, uno de cuyos comienzos más fértiles se dio en el grupo de vanguardia La Cueva de Barranquilla, cuna de la revista Crónica, de Gabriel García Márquez, Alvaro Cepeda Samudio, Alfonso Fuenmayor, Germán Vargas y otras figuras de las letras y la pintura.

Pero en una perspectiva más vasta, su obra puede considerarse como la encarnación de lo que Fernando Braudel, gran historiador francés del arte mediterráneo europeo, identificó como uno de los tres mayores niveles de la realidad histórica, el de los "suaves ritmos y agrupamientos" de gentes que se mueven bajo la superficie de los acontecimientos, es decir, de la vida infinita que palpita a lo largo de las costas de esta América del Caribe, de la cual la obra de Grau es una expresión clara y nítida de nuestros tiempos.
 

 



© 2003. Todos los derechos reservados. Museo de Estética Virtual, Universidad del Norte, Barranquilla Colombia