COLLAGE de la

MAQUETA PARA

DESNUDO

TORSO 1

TORSO 2

HOMENAJE A HOLBEIN

SERIE

SERIE

SANTA TERESA CONFESANDOSE CON SAN JUAN DE LA CRUZ

EXTASIS DE SANTA TERESA

HOMENAJE A BERNINI:

 

 

 

 

 

 

VISITA AL TALLER DE PIERO DELLA FRANCESCA

 

 

 

 

 

 

  Bienvenidos   Epígrafes Pintores  Otros museos  Créditos 

Buscar

 
Escribanos
Mapa de Navegación
Recomiende a un amigo
Retroalimentación
Ir a la Universidad del Norte

 




Pintores:
Jaime Correa
 
 
Jaime Correa: Misticismo y Espiritualidad
Por Joaquín Armenta M.D.

A ocho años del año 2000, en esta post-modernidad que nos sumerge en el individualismo y en el inefable poder de la imagen, es muy gratificante que podamos hacer contacto con la obra de un habitante de esa región mágica como lo es el Caribe Colombiano.

Enfrentar las esculturas de Jaime Correa es realizar un viaje plástico lleno de misticismo y espiritualidad, es afinar la sensibilidad para dirigirse a los territorios de la ensoñación y de la metafísica. Sus torsos fragmentados en los que delgados hilos de sangre adquieren un significado trascendente, nos hablan de una realidad que está más allá del epicentro mismo del "Hecho Estético", más allá del ámbito del alma.

El artista, indudablemente marcado por el arte del Renacimiento, es capaz de vivir y recrear, con una técnica muy refinada, pasajes memorables de la historia del arte, como sus descendimientos del cuerpo de Cristo, que, con el empleo de materiales como la resina de poliéster, adquieren connotaciones de nuestra época sin perder un ápice de poesía.

La temática de su obra que tiene que ver con Santa Teresa de Jesús es una materialización del profundo impacto que la creadora del "Vivo sin vivir en mi/ y tan alta vida espero/ que muero porque no muero" produjo en su sensibilidad.

La obra de Jaime Correa es más completa y profunda, pues para entenderla a cabalidad es necesario conocer sus excelente dibujos y pinturas, estas últimas convertidas en verdaderos poemas oníricos cercanos al alma de Magritte.

Es importante señalar la fidelidad del artista a su búsqueda plástica, respondiendo a esos postulados de honestidad que trazó Kandinsky con su principio de "Necesidad Interior" para la creación. Los años noventa, época de derrumbe de las ideologías, dejan al artista en una búsqueda con su conciencia, rodeado de los problemas fundamentales de la humanidad, pero con la enorme responsabilidad de crear signos y lenguajes, en los que los hombres al sumergirnos podamos sonreír, y, ¿por qué no? ayudarnos a encontrarnos con nosotros mismos.

Los signos y lenguajes de Jaime Correa permiten esa posibilidad.



JAIME CORREA PINTOR Y ESCULTOR
Por C.E. Romero F.

Con ocasión de la primera exposición de las esculturas de Jaime Correa en la galería de la Cámara de Comercio de Barranquilla, el director de este Museo escribió lo siguiente: "Me conmovió mucho la obra de Jaime Correa expuesta con lujo de elegancia y sobriedad en paneles blanquísimos sobre un fondo de negra pulcritud. Pude constatar, entre los asistentes, el éxito inmediato, fascinante, de una muestra que inaugura, bajo un dintel magnífico, las perspectivas plásticas de 1979 en la ciudad. Frente a la obra desnuda, entre los claroscuros del silencio y en íntima absorción contemplativa, se produjo un impacto apabullante que nos golpeó, de súbito, las vísceras al descorrer los velos que ocultaban el mensaje profundo, apocalíptico, que se esconde en la urdimbre, en la carne y los huesos de estos seres con alma a flor de piel, su angustia, desamparo y sus irredimibles soledades. No pude evitar la evocación de las patéticas imágenes que describe el profeta Ezequiel: "Sacóme Yahvew afuera y púsome en medio de un campo lleno de huesos de hombre. Eran muchos y secos en gran manera. Y díjome: Hijo del hombre, ¿vivirán estos huesos? Y le dije: Sólo tú, Yahvew, lo sabes. Y El me dijo: Profetiza sobre ellos y diles: Huesos secos, escuchad el verbo de Yahvew. Así dice el Señor a estos huesos: Voy a hacer entrar el espíritu en vosotros, y viviréis, y os cubriré de nervios, vida y sangre, y os vestiré de carne, y extenderé sobre vosotros piel, y os infundiré espíritu, y viviréis y sabréis que Yo soy Yahvew…" (Ezequiel 37, 1-6)
 

 



© 2003. Todos los derechos reservados. Museo de Estética Virtual, Universidad del Norte, Barranquilla Colombia